El riesgo de incendio en los túneles de tráfico y transporte se amplifica por la necesidad de garantizar la evacuación masiva de seguridad de las personas que pudieran estar expuestas al peligro principal de humos tóxicos y que son difíciles de ventilar de manera controlada dentro de túneles.